LA POLICÍA MUNICIPAL DESALOJÓ A UN GRUPO DE JÓVENES DE LA CALLE

En nuevo acto de prepotencia, y como un sarcástico regalo de navidad de parte del alcalde capitalino, la Policía Municipal desalojó el martes 22 de diciembre al grupo de calle que se mantiene en las inmediaciones del Parque Centenario.

Como ya es costumbre de parte de la Municipalidad desde hace varios años, el Parque Centenario y la Plaza Central estaban prácticamente cercados desde finales de noviembre, para dar paso al festival navideño que incluye una pista de patinaje sobre hielo, un tobogán gigante y espectáculos artísticos. Este Festival Navideño del Paseo La Sexta 2015, organizado por la Municipalidad fue patrocinado por las empresas Pepsi, Huawei, Claro y el Banco de los Trabajadores, y no es más que un gran negocio que incluye puestos de comida de las grandes cadenas de comida rápida y quioscos de venta de celulares de la empresa Claro; de paso estos festivales sirven al eterno alcalde Álvaro Arzú para adormecer y engañar a la población, y le ha granjeado los votos para iniciar otro periodo en el gobierno municipal el próximo enero.

En este marco, el día ya mencionado, a eso de las cinco de la tarde, un pickup de la Policía Municipal se estacionó frente al lugar donde se mantiene ahora el grupo de calle del Parque Central, en la esquina de la quinta avenida y octava calle, y con lujo de violencia les arrebataron sus pocas pertenencias tirándolas a la palangana del mencionado vehículo. Fue patético ver cómo un agente de esta policía corría como un vulgar ladrón, tras haber arrebatado al compañero Jonathan Véliz su mochila donde guardaba su ropa.

Por fortuna los compañeros de calle actuaron con más sensatez que los policías y evitaron enfrentamientos, por lo que no hubo ni golpeados ni capturados. Los agentes llevaban consigo un camión cisterna con agua, y cuando los jóvenes se alejaron del lugar, procedieron a limpiarlo con agua a presión. No teniendo donde más ir, y siendo más obstinados que el alcalde Arzú, esa misma noche los jóvenes volvieron a ocupar el lugar de donde fueron desalojados y siguen allí hasta ahora.

Ya es tiempo de que el alcalde Álvaro Arzú diseñe una política para la población de calle, que no sea desalojarlos por la fuerza para que no afeen su proyecto de embellecer el Centro Histórico.

20151222_17294920151222_17295720151222_173000

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *