¡JUSTICIA PARA BYRON Y JAQUELINE!

El 2 de junio de 2015, a eso de las 18:15 de la tarde, ocurrió un incidente en el lugar conocido como El Tanque, en las cercanías de la Avenida Bolívar, donde permanece uno de los grupos de jóvenes de la calle. Una patrulla de agentes de la Policía Nacional Civil detuvo a un joven, del que no pudimos obtener el nombre, con lujo de violencia, arrojándolo al suelo y pisoteando su cabeza. En el lugar se encontraba presente uno de los asesores responsables del equipo de calle del Mojoca, Aníbal Rosales, quien fue testigo de los hechos. Al ver la prepotencia con que actuaban los agentes, otros jóvenes del grupo empezaron a protestar, haciéndoles ver que no era la forma de tratar al detenido. Los policías respondieron con insultos y palabras obscenas, amenazando a los jóvenes con sus armas y otros objetos; llamaron a otras patrullas, que asumieron la misma actitud abusiva, los ánimos se caldearon, y las cosas se salieron de control. Los agentes intentaron detener a Aníbal, quien logró liberarse, pero se llevaron presos al joven que fue agredido al inicio y a los compañeros Byron Estuardo Rosa y Jaqueline Jazmín Esquivel Cruz, quien estaba en estado de embarazo.

El día siguiente se realizó la primera declaración en la Torre de Tribunales. Para sorpresa de Aníbal y los jóvenes detenidos, el fiscal declaró que según el informe de los policías Byron y Jaqueline tenían consigo al momento de la detención 10 y 5 bolsitas de mariguana respectivamente, acusación totalmente falsa e injusta, producto de la venganza de los policías contra jóvenes que protestaron y se defendieron de la actitud abusiva y prepotente de los agentes. Obviamente estas bolsas de mariguana fueron colocadas a posteriori por los policías. Ambos fueron ligados a proceso, bajo los cargos de incitación al consumo y tráfico de drogas.

Luego de varias audiencias y declaraciones, el 28 de enero recién pasado el juzgado dictó sentencia, condenando a Byron y Jaqueline a 12 años de prisión. Esta injusta decisión es vivo reflejo del inhumano sistema en que vivimos, que se ensaña contra los más débiles y desprotegidos, mientras los poderosos realizan toda clase de atropellos y corruptelas sin ser castigados. Como una de las consecuencias, Jaqueline dio a luz estando en prisión, viéndose privada del gusto de criar a su bebé en condiciones normales.

El proceso se encuentra en periodo de apelación, y nuestros compañeros del equipo de calle están gestionando la asesoría y el apoyo de entidades de defensa de los derechos humanos para revertir la injusta sentencia.

Exigimos libertad para Byron y Jaqueline y castigo para los policías corruptos.

 

BYRON ROSA JAQUELINE ESQUIVEL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *