NUESTRA COMPAÑERA MILVIA NOS DEJÓ EL 25 DE FEBRERO DEL 2017

Se llamaba: Milvía Jeaneth, Reynoso Castro, quien tenía 23 años de edad. Su casa era la calle, su familia un grupo de jóvenes de calle de la Avenida Bolívar. 
Era alegre, sonriente, amable, ayudaba a sus compañeras y compañeros, compartía lo que tenía. Una buena compañera. Con cariño la llamaban “brujita” porque tenía una autoridad natural sobre sus compañeros.

Milvia, estaba en contacto con varias asociaciones, pero no se quedó en ninguna. Entró cuatro veces a la casa 8 de marzo, por muy breves periodos; el más largo de quince días en enero de este año para cuidarse de una enfermedad pulmonar de la cual murió.

Morir así a la edad de 23 años, es injusto, inaceptable. Cuando una persona muere, es toda la humanidad que pierde su sonrisa, su generosidad, sus talentos.

Cuando muere un joven de la calle a menudo siento decir que es culpa de la droga. No es culpa de la droga, es culpa nuestra. De todos lo que aceptan una sociedad injusta donde no hay lugar ni esperanza para la mayoría de los jóvenes.

“BRUJITA” NO TE OLVIDAREMOS SEGUIRAS VIVIENDO EN EL CORAZÓN DE TU MOVIMIENTO, EN NUESTRAS LUCHAS CONTRA LAS INJUSTICIAS.

 

Gerard Lutte

16996391_1568721936473160_7306798440891465658_n 16998709_1568721816473172_6902780092732311662_n

JORNADAS MÉDICAS EN EL MOJOCA

IMG_0436El día 9 de enero se llevó a cabo la primera jornada médica de MOJOCA del año 2017, la cual tuvo lugar en las instalaciones de nuestra asociación. A la jornada acudieron 90 personas, en su mayoría población activa del MOJOCA y se atendió a 18 hombres, 33 mujeres, 21 niñas y 18 niños, que forman parte de los diferentes programas, colectivos y personal.

 

Todas las personas recibieron la atención  de lectura de signos vitales, consulta médica y se les dio el medicamento respectivo. Esta jornada fue planificada con la participación de los servicios de salud y psicología; la misma tuvo la colaboración del equipo de emergencias, Wendy Higueros y Patricia Ortiz, quienes se encargaron de la toma de datos y signos vitales y entrega de medicamentos; así mismo de la vicepresidenta del Mojoca Gaby Pérez, la presidenta Laura Lemus y la representante de Mariposas Estefany Batén, quienes ayudaron en la planificación y ejecución  de la logística, toma de datos y signos vitales y previamente tuvieron un breve entrenamiento de parte del doctor y la psicóloga, para dar un servicio de calidad. Se contó con la colaboración del servicio de cocina quien proporcionó los alimentos para el desayuno y almuerzo. También la Escuela de la Amistad colaboró en ceder los espacios para seguir atendiendo a las personas en la tarde sin interrumpir la jornada educativa.

 

El 26 de enero tuvimos una segunda jornada médica, esta vez gracias a la colaboración de la asociación hermana Sulla Strada. Cada año un equipo de médicos italianos voluntarios visita los lugares donde esta asociación realiza su labor. Este año el equipo atendió voluntariamente del 16 de enero al 11 de febrero, en el Centro para la Salud Caserío Cerro Granadilla, Aldea El Ciprés San Raymundo, y en el Hospital Cristiano Llano de la Virgen, San Raymundo. El 26 de enero Sulla Strada compartió con el Mojoca los doctores voluntarios, tres doctoras y un doctor, que atendieron en las áreas de ginecología y medicina interna. 38 personas, niños y jóvenes se beneficiaron del servicio. Nuestra compañera Germania Cragua estuvo apoyando en la comunicación y atención al equipo médico.

 

Se extiende un enorme e infinito agradecimiento a cada uno de los que hicieron posible las jornadas  médicas del enero en especial a Sulla Strada y el equipo médico italiano.

¡¡¡Muchas Gracias!!!

IMG_0433

23 DE DICIEMBRE: CONVIVIO NAVIDEÑO EN EL MOJOCA

Con la participación de 180 personas, incluyendo al personal del Mojoca y 54 niños, se celebró el convivio navideño que todos los años realizamos para festejar con nuestros jóvenes.

Esta vez compartieron con nosotros amigos que teníamos algún tiempo de no saludar, como Manuel Nájera, Jazzon Vásquez, José Antonio Perdomo, César González y otros más.

Durante la mañana de ese 23 de diciembre, un grupo de los niños de mariposas presentaron un número de baile. Los compañeros Mefi Boseth Méndez y David De León exhibieron sus habilidades para rapear; el niño José Miguel García, hijo de la quetzalita Jennifer Carolina García, también animó a la concurrencia con un acto de rap.

Las compañeras de la cocina se lucieron con un fabuloso menú. Por la mañana, a los que vinieron desde la hora del desayuno, se les sirvió un sabroso tamal, pan y chocolate. A la hora del almuerzo todas y todos se deleitaron con un plato que incluía pierna horneada, arroz horneado con queso y crema, y ensalada de verduras en escabeche.

Y no pudo faltar el baile por la mañana y por la tarde, en el que dieron rienda suelta a sus habilidades sobre la pista todos los presentes. Esperamos que para el convivio navideño de 2017 contemos con la presencia de aún más compañeras y compañeros.

15317945_382624175406768_3415200618642022097_n 15400379_1794103844143649_7103797985363413081_n 15622089_382624635406722_3381211226090770880_n 15665689_382624208740098_8492902169854378195_n 15672622_382624562073396_6896384006264596029_n 15697288_382624418740077_2607162781613914521_n 15697311_382624258740093_8685065927350382565_n 15697320_382624335406752_6609550966110583376_n 15697930_382624542073398_4033641906974256038_n 15726290_382624452073407_3788316522595956268_n 15726598_382624382073414_2927284892689632547_n 15726824_382277768774742_7861515346510810660_n

 

LA FUNDACIÓN SAN BENITO PREMIÓ AL MOJOCA

El 8 de diciembre representantes del Movimiento de Jóvenes de la Calle se hicieron presentes en las oficinas de la Fundación San Benito para recibir un reconocimiento a nuestra asociación.  Esta Fundación fue creada por Don Fernando Mansilla S. y su familia, con el propósito de “…contar con una institución dedicada a ayudar a los más necesitados”. La misión de la Fundación San Benito es “Minimizar las situaciones frágiles de las personas que lo necesitan con apoyo firme, sincero, voluntario y constante inspirados por la caridad cristiana promoviendo el bienestar de niños, adolescentes, adultos a través de sus proyectos”.

La fundación creó el premio “medalla de San Benito” para reconocer “anualmente a personas que hayan contribuido significativamente a la comunidad mediante un proyecto sostenible habiendo escuchado las necesidades de su entorno.”

Según la fundación “Las personas merecedoras de la medalla deben mostrar un alto impacto en la realización y sostenibilidad de actividades por el desarrollo de una mejor Guatemala. Adicionalmente deben caracterizarse por tener altos valores y principios alineados a Fundación San Benito, espíritu solidario y perseverante por el bienestar en la comunidad, demostrada filantropía y trabajo”.

Previamente, el 30 de septiembre tres miembros de la fundación visitaron nuestra sede en la trece calle de la zona 1 para conocer nuestros programas y actividades. Como resultado de sus indagaciones, los responsables de la fundación decidieron dar el reconocimiento al Mojoca. El 8 de diciembre, como mencionamos al inicio, Estefany  Batén, Kevin Estrada, Quenia Guzmán, Gerardo Lutte y Lucrecia Rosales llegaron a la sede de la fundación, al acto de entrega de la distinción. Nuestros representantes recibieron una donación de diez mil quetzales y la medalla de San Benito.

Agradecemos a la familia Mancilla por apoyar a nuestros jóvenes y por contribuir a la construcción de una mejor Guatemala.

20160930_111207 20160930_111216 20160930_111226 20161227_112432

JULIÁN GASPAR SAPÓN MONROY

Las razones por las cuales las y los jóvenes que participan en nuestro movimiento deciden dejar la vida de calle, son múltiples y variadas, y a veces un acontecimiento inesperado les empuja a dar un giro a sus vidas.

Julián Gaspar, como le llamamos durante los años que frecuentó el Mojoca, es un joven de 29 años, tímido, muy callado, “humilde” dirían algunas personas utilizando una interpretación común pero incorrecta de este adjetivo. Su retraimiento y forma suave de hablar con frecuencia le ganó el aprecio de sus compañeros y los asesores de nuestra asociación.

En el boletín La Mano Amiga, No. 7 de agosto de 2010, publicamos una reseña de la vida de Julián. Originario del pueblo de Coxom, en el departamento de Totonicapán, sus padres fallecieron cuando tenía tan solo cuatro años. Creció en el hogar de sus tías, y a los diez años sus tíos políticos lo indujeron al consumo de licor; cuando el consumo se volvió un hábito, fue echado de la casa y terminó viajando a la capital, donde se unió al grupo de calle de La Terminal.

Con el apoyo de Casa Alianza logró aprender el oficio de carpintero, consiguió un trabajo y alquiló un cuarto en Antigua Guatemala. Pero fue víctima de un robo, a raíz del cual perdió todo y se regresó a la capital y a La Terminal. Fue en esta época que conoció el Mojoca.

En enero de 2010 ingresó a la Escuela de la Amistad, culminando sus estudios de primaria en 2012. Debido a que no pudimos conseguir su fe de edad en las oficinas del Registro Nacional de las Personas en la capital, su certificado y diploma permanecieron sin las firmas del Ministerio de Educación.

En 2015 Julián regresó a la escuela. Todos estos años había ingresado varias veces a la Casa de los Amigos, pero sus estancias habían sido cortas. El consumo intenso de drogas hacía inestable su estadía en esta casa, y a la postre afectó su motricidad, al punto que sus manos temblaban continuamente. Su ingreso a la escuela fue para realizar los ejercicios básicos de aprestamiento y motricidad que le ayudaran a recuperar la normalidad en sus manos. Aun así, su permanencia continuó siendo intermitente.

En marzo de 2016 ingresó de nuevo a la escuela, con una mejoría en la motricidad de sus manos, pero sin haberse recuperado totalmente. El 11 de abril sucedió una tragedia; fueron asesinados por sicarios los compañeros Miguel Rojas y Maricela Franco. Unos momentos antes, los autores del crimen habían encontrado a Julián y lo amenazaron con asesinarlo si no se iba del lugar.

Se le permitió ingresar a la Casa de los Amigos para protegerlo de la amenaza que pendía sobre él, pero en mayo dejó la casa y sus estudios. En septiembre regresó a la escuela; para entonces, el temor causado por la presencia continua de los asesinos de Miguel y Maricela en el sector de La Terminal, lo llevó a tomar la decisión de regresar con su familia. Le apoyamos en contactar a uno de sus tíos, y el 22 de septiembre se fue a su pueblo. Desafortunadamente, su familia no lo aceptó y se regresó el día 23. A su regreso trajo consigo una fe de edad que se conservaba en casa de sus tías, y con ella tramitamos una nueva y logramos las firmas de sus certificados de estudio en el Ministerio de Educación.

Julián no desistió de su empeño en regresar con su familia. Hicimos de nuevo contacto y esta vez la familia le ofreció la posibilidad de ir a casa de una de sus hermanas. El viernes 21 de octubre nuestro compañero viajó de nuevo, y esta vez para quedarse. Días después llamó a uno de nuestros asesores, comunicándole que estaba bien y había conseguido un trabajo; mandó sus agradecimientos y saludos a todos los que le apoyaron.

Nos sentimos en extremo satisfechos de que el esfuerzo que realizamos en el Mojoca por apoyar a nuestros jóvenes rinda sus frutos en una vida fuera de la calle; no son muchos los que toman esta decisión, pero aunque sea uno que lo haga, hace que nuestro trabajo valga la pena y renueva nuestro entusiasmo. Nuestras felicitaciones a Julián por el esfuerzo realizado y  le deseamos una vida fructífera y productiva.

dsc02848 julian-gaspar julian-gaspar-monroy

9 DE DICIEMBRE: TERCERA ASAMBLEA GENERAL DEL MOJOCA

La tercera y última Asamblea General 2016 se llevó a cabo el viernes 9 de diciembre en la sede del Movimiento de Jóvenes de la Calle. 45 jóvenes (20 muchachos y 25 muchachas) se hicieron presentes a la celebración; 8 niñas y niños acompañaron a sus madres.

Los temas a tratar en la asamblea reflejan nuestra preocupación actual por el futuro de los colectivos del Mojoca y cómo solucionar los urgentes problemas que enfrentan nuestras compañeras y compañeros.

A diferencia de otras asambleas, esta vez cada grupo discutió temas diferentes, de acuerdo a la realidad que vive cada colectivo.

Los grupos de calle discutieron sobre cómo hacer para dejar las drogas, uno de los grandes impedimentos que tienen para dejar la vida de calle; otro gran problema que enfrentan es la obtención de un trabajo que les permita una fuente de ingresos digna y legal; y finalmente cómo conseguir un lugar decente donde vivir, media vez decidan dejar la vida en las calles.

El grupo de las Quetzalitas se enfocó en el problema del trabajo, ¿Cómo conseguir un trabajo que les permita mantener a sus familias, en un país que tiene casi un 80% de la población económicamente activa en la informalidad? También debatieron sobre la importancia del estudio como parte de su superación personal.

Las y los compañeros de los grupos de Generación del Cambio y Nueva Generación discutieron el problema de cómo animar a sus miembros a que continúen participando en el grupo, ya que ha disminuido la cantidad de miembros de ambos colectivos.

Y la Casa Ocho de Marzo se centró en el tema de cómo conseguir un trabajo, ya que esta es una casa de transición y se espera que sus habitantes, luego de un período en el que inician un proceso de  transformación, se independicen con un trabajo y un lugar donde vivir. Al igual que las quetzalitas, ellas discutieron sobre la importancia del estudio en sus vidas.

En la reunión general con que inició la asamblea, la vicepresidenta en funciones del Comité de Gestión, Estefany Batén, pronunció unas palabras de bienvenida, junto a la psicóloga y asesora del grupo de Quetzalitas, Deyanira Barragán. Acto seguido, nuestro director educativo, Gerardo Lutte explicó la importancia de los temas a discutir, en relación a los retos que tiene el Mojoca para el próximo año 2017.

Gerardo hizo la presentación de dos personas que nos visitaron ese día: Graziano Tonellotto y Marilyn Dubón. El primero es jefe en asistencia técnica de la representación de la Unión Europea en Guatemala, y Marilyn labora también para la UE. Ambos están impulsando el Programa de Generación de Empleo y Educación Vocacional para Jóvenes en Guatemala –conocido como Programa de Empleo Juvenil. Este programa tiene entre sus socios al Instituto Técnico de Capacitación y Productividad (Intecap), y nuestros visitantes explicaron un plan de becas financiado por la UE para que nuestros jóvenes puedan estudiar cursos en el Intecap el próximo año. Ambos detallaron la duración de los cursos y las condiciones para que las y los jóvenes interesados puedan acceder a las becas. Se preguntó a los asistentes a la asamblea qué tipo de cursos estarían interesados en llevar, y las respuestas fueron variadas: computación, electricidad, mecánica automotriz, panadería, cocina, etc. Los diferentes programas del Mojoca tendrán que hacer el listado de candidatos para presentarlos a principios del 2017.

El siguiente punto fue la presentación, ante la general, de tres nuevos trabajadores que estarán al servicio de nuestra población. Ellos son, el Dr. Edgar Rolando Véliz, quien reemplaza al Dr. Juan Carlos Franco que presentó su renuncia para continuar sus estudios profesionales; la Lic. Silvia García Granados, que estará en la contabilidad, aunque ella ya había laborado con anterioridad en el Mojoca y es una vieja amiga del movimiento; y Carmen Rosario Molinedo, nueva asesora de la Casa Ocho de Marzo, en sustitución de Rosario Pacheco. Ellas y él dirigieron palabras a la concurrencia, expresando su trayectoria y su deseo de trabajar para las muchachas y muchachos de la calle.

Lo que siguió fue la reunión de los grupos por separado, para debatir los temas que les tocó. Las respuestas y sugerencias de los colectivos fueron expuestas en una nueva reunión general. Las y los jóvenes aportaron ideas variadas y originales. Por ejemplo, los de calle ante el problema de las drogas, sugirieron como soluciones: internarse en hogares; alejarse de los puntos donde se vende drogas; recibir apoyo psicológico y espiritual; participar en las charlas impartidas por Narcóticos Anónimos; realizar actividades deportivas; conseguir un trabajo; pensar en el futuro de sus hijos; recibir consejos y acercarse a amigos que también quieran dejar las drogas. Sobre el tema de cómo conseguir una habitación para vivir sugirieron: administrar bien sus ingresos, ya que muchas veces el dinero que obtienen cuidando y lavando carros, vendiendo dulces en los buses o pidiendo dinero, lo malgastan en drogas; ahorrar sus ingresos para poder pagar un cuarto.

Las quetzalitas sugirieron que para alentar a otras a participar en el colectivo se debería hablarles con amor y amistad, hacer actividades en las casas de las que faltan, y reuniones más dinámicas y animadas. Los compañeros de Nueva Generación sugirieron actividades recreativas y monitorear las condiciones de vida de los faltistas y motivarlos. Los adolescentes de Generación del Cambio propusieron dar apoyo psicológico a los que se ausentan del grupo, tener con ellas y ellos una buena comunicación y confianza, tener más integración en el grupo, evitar los chismes, tener más compañerismo para que se vuelva un grupo más solidario.

La actividad finalizó con un sabroso almuerzo preparado por las compañeras de la cocina, que consistió en pollo horneado, pasta fusilli, ensalada y fresco de frutas.

20161209_100115 20161209_100218 20161209_100323 20161209_100446 20161209_101036 20161209_101655 20161209_104923 20161209_104947 20161209_110734 20161209_110831 20161209_110904 20161209_121240 20161209_121250 20161209_121301 20161209_121627 20161209_121703 20161209_124034 20161209_124610 20161209_124618 20161209_125010 20161209_125153

UNA CARAVANA PARA BENEFICIO DEL MOJOCA

El 6 de noviembre se realizó una caravana integrada por un grupo de motoristas que pertenecen a diferentes clubes de motos. Se hizo un recorrido desde el obelisco, zona 13, hasta la sede del MOJOCA en la zona 1. Este evento se hizo con el fin de recaudar fondos para los jóvenes de la calle; fue un día de fiesta, ya que  se hizo venta de comida, rifas, y subastas, los premios fueron donados por varias empresas.

La idea de realizar este evento fue de Raquel Peña, una voluntaria que colabora con el MOJOCA especialmente el programa de calle. Ella realiza talleres de Zumba cada 15 días los lunes; junto  con el programa de calle se coordinó para que se realizara este evento.

Por este medio damos las gracias a todas las personas que nos apoyaron, la convocatoria la realizó Raquel; en ella se les dijo a los participantes que aportaran víveres, logrando recaudar un aproximado de Q. 1,700.00 en víveres. La actividad estuvo animada por una empresa de motos, participaron cerca de 100 motoristas, algunos acompañados de sus hijos. Gracias a Raquel por apoyarnos en la organización de este evento.

14907117_1186929304679708_3616075103095757740_n 14908231_1186929388013033_8323649365426284104_n 14915689_1186929631346342_6752972937149758198_n 14915716_1186929434679695_7423669125031431812_n 14939606_1186929084679730_7768531893927556811_o 14956587_1186928914679747_2087878968694435413_n 14963396_1186929744679664_1602308438132250525_n 14980646_1186929204679718_160961375640313685_n 14993445_1186929164679722_4608114371978003373_n 15032056_1186929261346379_915068507174570241_n 14947754_1186929574679681_7944022178171525265_n 14980564_1186928984679740_7811949305146593971_n

SE REALIZÓ UNA CENA A BENEFICIO DE LA CASA OCHO DE MARZO

Por iniciativa de nuestra compañera Quenia Guzmán, el 8 de octubre se llevó a cabo una cena para reunir fondos para la Casa Ocho de Marzo, el hogar del Movimiento de Jóvenes de la Calle para las chicas que inician un proceso para salir de la calle, y sus hijos. El evento se llamó Cena de Amistad y Solidaridad, realizándose en nuestra sede central de la 13 calle de la zona uno.

Esta actividad fue inspirada por el patrón que siguen las redes de solidaridad con el Mojoca en Italia y Bélgica, que organizan conciertos, cenas, bazares y otro tipo de actividades solidarias con el fin de obtener recursos para nuestros programas en Guatemala.

Previo al día de la cena hubo semanas de actividad intensa en preparación del evento. El núcleo organizador estuvo formado por las compañeras Mirna Cragua, Julia Arévalo, Claudia de León, Natividad Martínez, Rosario Pacheco, Patricia Ortiz y Marielena Larios. Además el resto del personal de Mojoca participó de diferentes maneras, ya sea en la labor de limpieza general de la casa, decoración, venta de tickets, servicio en las mesas el día de la cena o asistencia al evento.

La elaboración del menú estuvo a cargo de la chef italiana Armanda Bartoli, apoyada por un equipo de siete personas. Los platillos fueron dos tipos de pasta, una con salsa roja y otra con salsa blanca, ensalada, refresco y de postre gouffretas con salsa de fresas.

Al inicio del acto, nuestro director educativo Gerard Lutte dio unas palabras de agradecimiento; Yomara Hernández, quien vivió en la Casa Ocho de Marzo y ahora lleva una vida independiente fuera de la calle, habló sobre su experiencia en la casa. En otros momentos habló también la hasta hace poco administradora del Mojoca Patricia Ortiz, quien presentó a la Junta Directiva, la joven Mayra Salazar, quien actualmente vive en la casa y trabaja en nuestra pizzería Sabores del Mundo y Claudia De León quien también vive en la casa y es integrante del Comité de Gestión del Mojoca. En el transcurso de la noche se rifó entre la concurrencia varios electrodomésticos. El evento fue amenizado por la cantante Mishell Rubio y su guitarrista.

La asistencia superó las expectativas que teníamos, pues de 150 tickets que se emitieron se vendieron un poco más de 120. El total de lo recaudado, restando costos, ascendió a un poco más de diez mil quetzales.

La profunda crisis económica que sacude a la Unión Europea desde hace varios años, ha hecho que disminuyan los fondos que tradicionalmente hemos recibido de esa región para ejecutar nuestros programas. Por esa razón esperamos continuar organizando eventos de esta naturaleza, a los cuales esperamos la asistencia solidaria de nuestros amables lectores.

14479526_1370780872933935_1254163587058280204_n14502830_1370779579600731_1109875731233810945_n14502977_1370780689600620_3066662896671135905_n14517513_1370777316267624_948227354433050349_n14522736_1370779076267448_8956365903439420531_n14568200_1370779409600748_1935526869870576324_n14572431_1370780342933988_708862726048004148_n14572917_1370780972933925_1378706941361129224_n14572962_1370780866267269_2793611528641624619_n14581376_1370779292934093_9212349166688637110_n14590451_1370778429600846_5676172279996397070_n14632987_1370778322934190_6115440695643436891_n14657423_1370767792935243_3045180716394150525_n

LA ESCUELA DE LA AMISTAD DIO LA DESPEDIDA A PRACTICANTES DE PSICOLOGÍA

En el número 25 de nuestro boletín La Mano Amiga, divulgado en el mes de abril, dimos a conocer que en marzo, entre 20 y 25 estudiantes de la Escuela de Psicología de la Universidad de San Carlos de Guatemala iniciaron su práctica en nuestra asociación.

Este periodo de práctica llegó a su fin en el mes de septiembre recién pasado. Los compañeros estudiantes organizaron actividades de despedida con los jóvenes del Mojoca en los diferentes espacios en los que les tocó trabajar. Logramos cubrir y estar presentes en la actividad que se preparó con los que apoyaron a la Escuela de la Amistad y a los becarios que estudian en nivel básico y recibieron refuerzo escolar de parte de los practicantes.

El evento tuvo lugar el viernes 23 de septiembre y fue una fiesta a lo grande. Unos diez de los practicantes de psicología estuvieron presentes y entre veinte y veinticinco chicas, chicos y niños (que siempre están presentes en el Mojoca de la mano de sus madres).

El acto inició con palabras de agradecimiento de parte de los jóvenes, entre otros de Jacqueline García, Heber Guzmán, Oliver Quintanilla, Magdalena Morales, Estefany Batén; las maestras de la escuela, Karina Jiménez, Meiry García y Rosario Soc, hablaron también para dar las gracias por su apoyo a los estudiantes; la psicóloga del Mojoca, Deyanira Barragán, quien coordinó las actividades de los practicantes, tuvo también palabras para los estudiantes de psicología. Algunos de ellos también hablaron, resumiendo su experiencia con nuestros jóvenes y lo que aprendieron durante estos meses de práctica.

Los practicantes traían preparados una serie de juegos divertidísimos para que disfrutaran las y los jóvenes, que nos hicieron gozar y desencajarnos de la risa durante un buen rato. Las chicas y chicos bailaron a continuación con la música del equipo de sonido. La actividad siguiente fue el desmembramiento de una piñata repleta de golosinas que llevaron los estudiantes; niños y jóvenes se turnaron para aporrear la piñata hasta que soltó su dulce carga.

La culminación fue cuando compartimos entre todos una sabrosa merienda: pastel y jugo de naranja que trajeron los estudiantes, y unos enrollados de jamón y queso que prepararon las chicas de nuestra pizzería.

Esperamos que el próximo año continúe esta productiva relación entre nuestra asociación y la Escuela de Psicología de la Usac, para beneficio de nuestros chicos y también de los estudiantes de psicología, para quienes siempre ha sido una experiencia única compartir con los jóvenes de la calle.

20160923_14572820160923_14590620160923_15005720160923_15013220160923_15021120160923_15142720160923_15175320160923_15201620160923_15245620160923_15421920160923_15502720160923_15572020160923_15574420160923_15592020160923_16105120160923_16142920160923_16165320160923_16265520160923_16270120160923_16281320160923_16314120160923_16330820160923_16344320160923_163632

SANDRA AGUILAR 1993 – 2016

Es un inmenso dolor que les comunico. Que nuestra amiga, compañera, hermanita  Sandra,  dejo de  vivir a la 1 de la tarde de hoy 30 de septiembre, de 2016 en el hospital General San Juan de Dios, en la ciudad de Guatemala. Sandra llego a la Casa 8 de Marzo, en el 2012.

Tenía un hijo recién nacido. Era una joven mujer muy inteligente y se inscribió para los  básicos en el Liceo Monte Nevado. Era una compañera tranquila y tenía buenas relaciones con sus compañeras y les ayudaba en sus necesidades, era cariñosa y respetuosa y aparentemente alegre.

Digo aparentemente porque su mirada triste sugería una profunda tristeza. No sé cuál era el motivo, si remontaba a su niñez en Retalhuleu donde nació o a otros episodios a su existencia. Adolescente tuvo una niña,  y un juez la hizo internar en un hogar en San José Pínula.

Cuando estaba en la casa parecía feliz, con el deseo de salir adelante para el bien de su hijo que trataba con mucho cariño. Pero a veces abandonaba la lucha para vivir y no tomaba las medicinas que le eran necesarias.

Ahora nos queda solo el recuerdo de una compañera amada y un gran vacío en nuestro corazón.

Se queda solo un niño de 4 años que estaba siempre esperando las visitas de su mamá.

Por favor, no intentemos consolarnos diciendo que ahora ella tiene una vida mejor. Ella tenía solo 23 años, y tenía el derecho a vivir una vida plena y abundante aquí en esta tierra.

 

¡ADIÓS SANDRITA!

 

Gerard Lutte

sandra-aguilar-3sandra-aguilar-2sandra-aguilar-1